Etiquetas

, , , ,


Drones, inspectores del campo.

image

Coinciden en que las aeronaves civiles no tripuladas acabarán surcando el cielo de los campos extremeños para mejorar los rendimientos

La agricultura profesional ya no se entiende sin las nuevas tecnologías. Cada adelanto supone un desarrollo productivo que mejora el rendimiento de los cultivos y facilita la vida de trabajadores y empresarios. Este tándem está empezando a mirar al cielo, ya que los drones quieren hacerse un hueco en el sector primario. De hecho, la Junta de Extremadura, dentro de su proyecto Agrotech, ha anunciado que implantará un centro de formación en Don Benito sobre el uso de drones enfocado al mundo agrícola. Pero, ¿qué utilidades tienen las aeronaves civiles no tripuladas sobre el campo?

 

Según los expertos consultados, los drones ofrecen la ventaja de poder analizar un terreno exhaustivamente y sacar información. A través de cámaras (infrarrojas, del espectro visible, de vídeo, etc.) la aeronave toma fotografías y tiene la capacidad de recabar datos relativos a ciertos aspectos. Por ejemplo, pueden estudiar la cantidad de agua que hay en un cultivo, si se filtra más en una parte que en otra de la parcela o qué parte de la plantación está más afectada por una plaga.

 

De momento, su uso no está extendido por la región. El profesor de la Escuela de Ingenierías Agrarias de la Universidad de Extremadura Juan Morillo cree que «el tema está en mantillas». El docente califica como «fabuloso» el modelado del terreno en tres dimensiones que pueden hacer las aeronaves, pero focaliza su utilidad a grandes extensiones de terreno, y mejor con características variables. «Si la superficie es homogénea y puedes aplicar los medios tradicionales, no te aporta prácticamente nada; si puede distinguir zonas y hacer tratamientos diferenciados, sí es valioso», indica.

 

 

Expectativas

Morillo cuenta que entre sus alumnos hay gran expectación. El año pasado estuvieron presentes en un vuelo y se sorprendieron «de la capacidad de trabajo» que tiene el dron. «A 150 metros de altura, inspeccionó 100 hectáreas en 20 minutos», cuenta. En este mismo centro Francisco Bascón, ingeniero técnico en topografía e ingeniero técnico forestal, prepara su tesina sobre el proceso hasta la obtención final de la imagen y formación del mapa del terreno con drones. Este experto cree que «el uso de esa imagen para mejorar la rentabilidad del agricultor todavía es un asunto que no tiene mucho recorrido y experiencia, luego el ahorro para el agricultor, que es lo importante para la reducción de costes, no está garantizado». Por tanto, se muestra cauteloso como el docente Morillo, quien concluye que la fase de trabajo científico «puede resultar muy interesante pero tiene que dar el salto a la empresa de servicios agrarios». En este sentido, ya hay compañías que han conseguido una utilidad práctica y real, como la catalana Hemav. Su responsable de comunicación compara el uso de drones en el campo con la aparición de la televisión. «Es una revolución en la que la máquina complementa al hombre, no lo sustituye. Antes nadie lo conocía y nadie sabía que lo necesitaba pero el tiempo ha dicho que es necesario», señala Xavi Alba.

 

Según dice, su compañía -que ya opera en Extremadura a través de otras empresas asociadas- ha construido un dron automático al que le pueden programar el vuelo a distancia. De esta forma, el responsable de la explotación «solo tiene que dar a un botón». Una vez que aterriza el aparato, las fotografías que recoge la cámara se envían a Barcelona y la empresa las procesa, estudia los índices aportados, elaboran un informe y le dan al cliente las recomendaciones sobre las que está interesado. ¿A qué precio? «Se hacen presupuestos individualizados. Dependen del tipo de cultivo, el informe o las hectáreas a analizar. No hay un coste estandarizado», comenta el representante de esta empresa. Y coincide con el profesor Morillo en que cuanto más grande es el cultivo, más sentido tiene utilizar esta nueva tecnología.

 

El territorio dron está sujeto a la ley 18/2014 desde el año pasado, que establece su uso en zonas no pobladas. En el caso de recintos cerrados totalmente, como invernaderos, son los propietarios quienes pueden decidir si autorizan el vuelo de drones en su interior y en qué condiciones.

 

Para ser piloto, la exigencia para obtener la licencias varía en función del peso de la nave, aunque todos los operadores tienen que demostrar conocimientos teóricos, acreditados mediante cualquier licencia de vuelo (aeroplano, ultraligero, o globo) o certificados especiales. Si el dron tiene menos de 25 kilos, el permiso puede ser emitido por una organización de formación aprobada (ATO) tras superar un curso. El aeroclub de Badajoz lo va a impartir dentro de poco, y la empresa Air Drone View, que es pionera en Extremadura, ya ha organizado el primer curso privado en la región. Comenzará el 23 de febrero y su precio es de 1.500 euros. José Fernández es uno de sus consultores. Está convencido de que en un futuro habrá drones a lo largo y ancho de la región.

 

Esta compañía también da asesoramiento legal a los operadores ya que, además de las licencias, cada usuario debe trasladar al ministerio de Fomento y a la AESA un manual sobre cómo va a realizar las operaciones, planes de mantenimiento de la aeronave, estudio aeronáuticos de seguridad, documentos de características de la aeronave con datos técnicos, varias declaraciones responsables, tener un seguro de responsabilidad civil por cada aparato y un certificado médico avanzado.

 

Además, hay que tener en cuenta que existen limitaciones del espacio aéreo. La legislación establece zonas que están prohibidas (cerca de infraestructuras críticas como la central nuclear de Almaraz o aeródromos) y otras restringidas o peligrosas en las que hay que pedir autorización a la administración detallando la fecha, hora, altura y coordenadas donde está previsto el vuelo. Por ejemplo, en lugares reservados para entrenamientos militares, como sucede en buena parte de la provincia pacense.

 

Fuente:

Hoy.es

chil.org

 

Publicado desde Cesx Certificado de eficiencia express Córdoba. http://www.cesx.es