Etiquetas

, ,


El eclipse solar del próximo 20 de marzo supondrá un reto para el sector eléctrico europeo. El fuerte crecimiento de la energía fotovoltaica puede suponer un quebradero de cabeza para los operadores técnicos del sistema que tendrán que afrontar una caída de la generación de hasta 33.501 MW solares -prácticamente la misma energía que consume España- frente a los 89.335 MW de potencia instalada fotovoltaica existente en Europa.

Durante las últimas semanas, equipos técnicos de alto nivel se han reunido al amparo de Entsoe -el organismo europeo que coordina las redes europeas- para trazar un plan de contingencia con el que hacer frente a esta caída de la generación fotovoltaica, el primer reto importante ante un fenónomeno de estas características.

Según un informe realizado por este organismo, los dos países que más preocupan son Alemania, que cuenta con una capacidad instalada de 39.734 MW y que puede ver como se reduce su producción en 16.916 MW, es decir, un 51% de su capacidad, lo que equivaldría a la generación de 17 centrales nucleares.

Italia es el otro foco de preocupación. El país transalpino cuenta con 19.691 MW y podría ver como se reduce su producción en 7.168 MW, es decir, un 21%.

Por detrás de estos países, pero ya en una situación más confortable, se encontrarían Francia, que dispone de 5.419 MW instalados y se considera que puede perder 2.011 MW, es decir, un 6% y España que podría perder la generación equivalente a una nuclear (1.392 MW) de los 6.739 MW que hay instalados.

En el plan que ha elaborado Entsoe se indica que por primera vez, se espera un impacto relevante sobre la seguridad del suministro eléctrico. En opinión del organismo esta situación generará un desafío para la capacidad de las interconexiones y para la rapidez de la regulación del sistema.

Según fuentes consultadas por este diario, los gestores técnicos del sistema se han preparado a conciencia para evitar consecuencias indeseadas y, de hecho, el operador del sistema eléctrico francés está autorizado a cortar el suministro con Alemania si consideran que se puede generar un problema de suministro en cadena para otros países.

Según los cálculos del organismo comunitario existen países que por su limitada o nula capacidad instalada de energía fotovoltaica no tendrán ninguna repercusión como es el caso de Bosnia, Croacia, Hungría, Luxemburgo, Polonia, Portugal, Serbia, Eslovenia o Turquía y será prácticamente inapreciable en Austria, Bulgaria, Dinamarca, Holanda Eslovaquia y Suiza.

Los principales problemas que podrían llegar a producirse se basan en una reacción en cadena que podría afectar a estos países por una perturbación de la red, un extremo que Europa ya vivió hace unos años con un problema con un barco en Alemania que acabó suponiendo la pérdida de cerca de 700 MW en España.

Entsoe además ha realizado también una valoración específica sobre la producción de energía eólica que consideran que no se verá afectada en ningún caso y será la previsible, lo que contribuirá a mantener la estabilidad.

Las salas de control de todos los operadores europeos permanecerán durante todo el eclipe interconectadas a fin de vigilar en todo momento la evolución y las contramedidas que puedan ser necesarias.

Los operadores además advierten en un documento que los riesgos existentes no deben descartarse y asegura que mantendrán todos los procedimientos usuales para mantener la seguridad del sistema.

Desde el sector renovable se considera que esta situación no tendrá ninguna repercusión y aplauden el trabajo realizado por los operadores que descartan desconectar completamente este tipo de plantas.

REE preparada para la interrumpibilidad
España está preparada para hacer frente al eclipse del próximo 20 de marzo. Red Eléctrica cuenta con un centro de control especializado en energía renovables que le permite gestionar en todo momento la carga del sistema con energías renovables, el llamado Cecre.

Según el plan de contingencia que tienen preparado, si finalmente fuera necesario tomar medidas para ajustar la capacidad de producción en España a la demanda, el operador del sistema cuenta con la posibilidad de poder aplicar la interrumpibilidad a las grandes industrias.

Hasta el momento, REE ha realizado las pruebas habituales de funcionamiento de este sistema de gestión de la demanda. El operador del sistema ha destinado casi 500 millones a tener siempre disponible este sistema que le permite mantener el cinturón y tirantes de la seguridad.

Por contra, en países como Alemania, existen cuatro operadores del sistema y no hay un control de la energía fotovoltaica instalada, ya que una parte importante corresponde a instalaciones de autoconsumo. Con este escenario, las miradas de Europa están puestas en la respuesta que pueda dar Alemania a esta situación y las medidas de contingencia están listas para que cualquier problema que pudiera surgir no tenga consecuencias mayores.

Publicado desde Cesx Certificado de eficiencia express Córdoba. http://www.cesx.es